Beneficios del Yoga

Beneficios del Yoga

Yoga y estrés
Para luchar contra el estrés y sus efectos hay pocos medios, pero el yoga es la actividad anti estrés por excelencia. Las asanas, la respiración, la concentración, todo contribuye a luchar contra el estrés. Si además se practica en un ambiente «Zen», agradable y sereno, como su centro de Yoga Inuksuk, los efectos anti estrés son fácilmente constatables.

El yoga aparte de ayudar a luchar contra el estrés, nos lleva a vivir en armonía con el pensamiento positivo, y permite adquirir una gran confianza en uno mismo, lo que permite gestionar mejor las emociones. Gracias a los ejercicios de respiración, gracias a la relajación que produce la práctica y a la práctica en concentración máxima se siente uno más fuerte en el plano psicológico.

Yoga y corazón
La practica regular del yoga tiene unos efectos muy beneficiosos sobre el aparato cardiovascular. Con el imprescindible Saludo al Sol (Surya Namaskara) que estimula la circulación sanguínea así como con las posturas invertidas (Sarvangasana o Sirsasana) que favorecen la circulación de retorno, todas y cada una de las asanas, acompañadas con la respiración, contribuyen a mejorar nuestro sistema cardiovascular (¡siempre acompañado por una dieta equilibrada!)

Yoga y cuerpo
Muchos piensan que el yoga es sólo una técnica de meditación y que no es una actividad física real. Se equivocan. El yoga actúa sobre la musculatura, trabajando los músculos en profundidad y armonía. Se trabajan los músculos profundos estirándolos proporcionando una mayor flexibilidad y tono muscular. El cuerpo se estiliza y mejora la postura. Todo el esqueleto se beneficia de estas mejoras, sin olvidar la columna vertebral. El yoga favorece el sueño, y además un cuerpo más descansado y tonificado es más resistente a las agresiones exteriores.

1000_IMG_9870Yoga y deporte
El yoga desarrolla capacidades como la resistencia, la potencia, la respiración y el equilibrio. Alejado de cualquier noción de competición, el yoga puede ser un aliado de excepción para la practica de otros deportes porque permite desarrollar cualidades como la flexibilidad y la resistencia sin riesgos de lesión o de fatiga.

La flexibilidad, aún practicando un deporte que aparentemente no la requiera, permite realizar movimientos más amplios y más rápidos. La concentración favorece la velocidad de los reflejos y el control corporal. Además de alejar el estrés de los días de competición.

Calambres, contracturas, agujetas, son a menudo las consecuencias de una sesión de deporte.

Muchas veces no son la prueba de que se haya trabajado mucho sino que son las consecuencias de un entrenamiento poco respetuoso del cuerpo. Con el yoga nos reequilibramos desde el eje de la columna, utilizando los músculos profundos y alineando las articulaciones para protegerlas, trabajando armoniosamente todo el cuerpo.

Yoga y embarazo
El yoga es también de gran ayuda durante el embarazo porque permite vivir los cambios del cuerpo en plenitud y serenidad. Durante este periodo el yoga aporta una actividad física suave y eficaz que contribuye a aliviar los pequeños trastornos del embarazo, como el dolor de espalda, la pesadez y los trastornos del sueño. Se pone especial atención en la postura y principalmente en la postura de la columna vertebral.

Poco a poco se va conociendo mejor el cuerpo que se vuelve así un aliado. Las técnicas de respiración y el control del estrés se revelan fundamentales a la hora del parto. El yoga que ha acompañado los cambios en el cuerpo durante el embarazo, aportándole flexibilidad, tono muscular y elasticidad, permitirá durante el post-parto una recuperación suave y respetuosa de tu cuerpo.

Controlar las emociones, evacuar las tensiones, modificar la silueta, volver a recuperar la linea, permanecer tranquila y serena… Tantos beneficios que consiguen que te aproveches plenamente de las primeras semanas del bebe. Antes, durante y después del nacimiento, el yoga es sin lugar a duda uno de los aliados más preciado para las mamás. La Bible du Yoga, Christiana Brown – Guy Trédaniel Éditeur

Yoga doux*
Esta clase de yoga está especialmente destinada a las personas que quieran practicar un yoga más adaptado a su condición física de ese momento. Por encontrarse recuperándose de una enfermedad o por problemas físicos ya instalados, pueden abordar el yoga de una forma más pausada. Se obtiene una práctica más acorde con esa condición física sin renunciar a su esencia: combinar con armonía el trabajo físico y la respiración.

El conocimiento profundo de nuestro cuerpo y nuestras limitaciones es un factor muy importante. Permite trabajar con plena consciencia y gran respecto hacia uno mismo. Así crecemos cada vez más en la práctica y avanzamos paso a paso en las asanas. Descubriremos que en esta práctica tampoco hay limitaciones/limites.
La práctica adaptada aporta los mismos beneficios que una práctica más avanzada. Las posturas restaurativas son relajantes y procuran mucha energía a la vez que requieren poco esfuerzo.

*Doux: suave pero también dulce…

El yoga enseña las posturas naturales del cuerpo. Las posturas que no conllevan ninguna tensión muscular, ningún estrés inútil sobre los miembros.